Carlos Araujo Storytelling

Blog

Praga

La vida ha sido generosa conmigo, y hace unas semanas me encontraba de viaje en Europa. Pasé la mayoría de mi estadía en Polonia, en medio de las montañas nevadas, haciendo actividades en el frío que creí eran imposibles, aunque esa es una historia para otro día. Después de eso estuve por unos días en Praga, la capital de República Checa, y esta es sin lugar a dudas una de las ciudades más lindas que he podido visitar. Los que me conocen y hablaron conmigo al volver saben que describí estar ahí como estar en Disney, un cuento medieval o algo igual de fantástico. Es su energía durante el día y la noche, sus callejones, su mezcla entre lo antiguo y lo nuevo, su frío, sus mercados navideños, sus peculiaridades en las vitrinas, sus rincones, sus restaurantes en bóvedas, su olor a confitería en las calles y su gente, entre otras cosas, lo que hicieron de mi experiencia en este lugar algo memorable y casi de ensueño.

Podría pasar horas tratando de describir lo que fue Praga para mí, pero en vez de eso quiero compartir algunas de las fotografías que tomé cuando estaba recorriendo las calles de esta ciudad.